Este año era especial para mí, aunque aún no sabía cuánto. Las asignaturas se me atravesaron como nunca, quizá por el estrés de cara a selectividad, pero mejoraba día a día y nada iba a parar mi vocación por la enseñanza. 

Este año era especial para mí, aunque aún no sabía cuánto. Estaba terminando un máster, en cuestión de semanas acabaría ese último gran sprint y daría el esperado salto al salvaje mercado laboral.

Este año era especial para mí, aunque aún no sabía cuánto. El trabajo duro de años estaba dando sus frutos, me había asentado económica y emocionalmente y tenía ante mí los proyectos más bonitos y desafiantes de mi vida.

Este año era especial para mí, aunque aún no sabía cuánto. Acababa de salir de una larga época sin empleo y estaba decidido a dar lo mejor de mí para poder retomar las riendas de mi vida. Mis metas no se iban a resistir un día más.

Este año era especial para mí, aunque aún no sabía cuánto. Tras treinta años en la misma empresa y la jubilación a la vuelta de la esquina, creí que iba siendo hora de parar y tomar algo de aire. Pasar más tiempo con mis nietos y disfrutar de algunos placeres, ahora que puedo.

Dieciocho días más tarde, ninguna de esas interpretaciones son las mismas. Ahora existen otras que, sin ser más reales, han cambiado y dado un giro de noventa grados a nuestras prioridades y preocupaciones. No es más que adaptación, la cualidad más necesaria y 一permítanme一  valiosa de nuestra especie. 

Las empresas lo supieron y la comunicación estuvo presente. Es de recibo que, si quieren estar en el futuro, también lo estén ahora, atendiendo esta nueva realidad y ocupando el lugar que les corresponde en el liderato mundial. Aunando sus esfuerzos por mitigar el sacrificio que, cada una de las personas, hace de forma individual para salir de esta situación sin que el mundo se pare por completo.

No cabe duda de que la crisis aprieta, y lo hará con más fiereza de la que ha sido habitual años atrás, pero, por un lado, no habrá oportunidad de más necesidad que esta para demostrar la valía de la comunicación y, por otro, somos profesionales del “hacer más con menos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here